Rodrigo Villegas es un artista que las hace todas: imita, actúa, baila, canta, hace comedias y también reír. Y eso lo demostró con creces en la Quinta Vergara con un humor transversal, incluso acompañado de representaciones, gráficasy guiños a sus personajes. Partió con música, riéndose de sí mismo, de las dificultades de su estado físico, también recordó las tradiciones familiares de antaño, cuando se respetaba la autoridad de los padres. Un incidente ocurrido en la galería, donde personas fueron detenidas por Carabineros, produjo un periodo de inflexión, ya que habían pifias que no eran para él, sino para los antisociales.

En ese momento, el comediante estaba asustando y salió del paso tomándose una selfie con el público, pidiendo explicaciones sobre qué sucedía. Lo estábamos pasando muy bien con el público, cuando hubo u Para evitar que se quedara en blanco o se retirara decepcionado, animadores salieron al escenario a aclarar la situación, momento en el que el público ovacionó al humorista, e incluso pidiendo por adelantado la gaviota. Aunque con eso, dejó pendiente un chiste sobre qué le decía a sus hijos, prosiguió con una historia sobre la obsesiones con el celular y sobre una divertida cita que tuvo tras una fiesta.

Así, daba su actuación por terminada, y tras ello, el monstruo lo premió con las Gaviotas de Plata y Oro. Eso desató la emoción del artista, quien casi entre lágrimas dedicó este triunfo a su padre, a quien le prometió llegar un día al escenario más importante de Latinoamérica. Coronó su noche con una parodia a canciones con mensajes ocultos, obteniendo en promedio de 40,8 puntos  entre las 00:02 y 00:54 horas, con un peak de 43 unidades.

Print Friendly, PDF & Email