Personajes secundarios que dejaron huella en las teleseries vespertinas chilenas

Ernesto Lizana, La Fiera, 1999. Foto: TVN.

Más allá de que la trama de una teleserie se centre en su mayoría en la historia de sus protagonistas, con guiones que muchas veces mantienen atentos y generan diversos tipos de emociones en la audiencia a lo largo de su estadía en el aire. Claro, porque también los villanos se interponen en sus caminos.

Sin embargo, existen personajes secundarios, quienes actúan como anexos o accesorios al contexto de la telenovela, pero que le dan frescura a la producción con historias de vidas diferentes y que muchas veces le dan un nuevo giro a esto, incluso con un toque de gracia que rompen con la monotonía y el equilibrio del libreto.

Es por ello, que en agendachilena.cl repasaremos algunos de los más memorables, que quedaron en el recuerdo de los televidentes. Obviamente, muchos quedaran fuera, por lo que hemos seleccionado aquellos de las teleseries vespertinas, con una mezcla entre las clásicas y las recientemente emitidas. La verdad es que tenemos más de 30 en mente, pero aquí dejamos una selección que esperamos que sea proporcional a cada canal, pero en los comentarios puedes agregar nombres en el listado.

Juan del Burro (Sucupira, 1995)

Interpretado por Pablo Schwarz, Juan Aravena vagaba por las calles de Sucupira siempre en compañía de su burro «Luis Miguel». Este cómico personaje alucinaba en sus paseos nocturnos con la «Mujer del Mar», experiencia que le compartía a sus amigos de la caleta, quienes no le creían pensando que era efecto de su adicción al alcohol.

Juan sufría constantemente por el amor de Daniela López (Tamara Acosta), su morena maravillosa, quien era una joven arribista con aires de estrella de rock. Asimismo, ejercía los oficios que nadie quería realizar y que muchas veces aprovechaba el último lanzamiento para venderlo a los ciudadanos a un precio por sobre el fijado por el mercado. Además, estaba en el momento inoportuno en cada inauguración o acto que se hacía en la ciudad.

En esta producción también trascendió Diógenes Tobar (Francisco Melo), un tímido y perno chófer municipal que tenía como hobbie cazar mariposas. A él se suma Olguita Marina (Carmen Disa Gutiérrez), quien de vez en cuando se escapaba al norte producto de los ahogos que padecía, dejando sufriendo a su marido, el farmacéutico Segundo Fábregas (José Soza).

Paola Cárcamo (Playa Salvaje, Canal 13, 1997)

Valentina Pollarolo encarnó a Paola Cárcamo, la hija mayor del clan que posteriormente tuvo su propia comedia. El objetivo de esta joven era conseguir la fama y llegar a lo más alto de la farándula. Para conseguir sus propósitos se cambia el nombre a Verónica Gibson para atraer a Sebastián (Marco Fabjanovic), el ídolo pop del momento, inventando además que proviene de un sector acomodado de la capital. Su cómplice es su amiga Marjorie (Nicole Gubin), con quien además se hizo evangélica.

Recordadas son sus aros en forma de estrellas y sus vacaciones en la playa junto a su familia con un equipaje que incluía en una mano, un equipo de música y en la otra, abundante cocaví.

Foto: Canal 13
Foto: Canal 13

Ernesto Lizana (La Fiera, TVN, 1999)

«¿No será mucho derroche digo yo?», vociferaba cada vez Ernesto Lizana, personaje interpretado por Alfredo Castro. Este avaro empresario naviero se caracterizaba por controlar y racionalizar cada consumo que se hacía en su hogar, cuidando cada peso: Mantenía el refrigerador con candado, cortaba el gas de la ducha si pasaba un cierto tiempo, utilizaba más de una vez las bolsas de té, era precavido con el papel higiénico, e incluso le cobraba arriendo a su hijo «Chalo» (Néstor Cantillana) por vivir bajo su techo.

Un ser tacaño y egoísta, que se excusaba de este control para no sucumbir ante la crisis del 98. A pesar de estas intransables reglas, amaba con todo a la sumisa Rosita Espejo (Amparo Noguera), que a veces era cortejada por el Alvarado Chico (Francisco Melo).

En esta producción, además, resaltó DJ Katia (Tamara Acosta), una joven que llega a la isla para contagiar con su onda alternativa, después de endeudarse para ver el Mundial de Francia 1998.

Toro Mardones (Aquelarre, TVN, 1999)

Personificado por Francisco Pérez-Bannen, Mariano «Toro» Mardones era el lechero del pueblo de Aquelarre, en el cual hace 30 años nacían sólo mujeres, por lo cual era utilizado por las féminas del lugar para satisfacer sus deseos más ocultos. A pesar de su perfil mujeriego y galán, su preferida solía ser Tina Torres (Alejandra Fosalba), aunque su amor eterno era la misteriosa «Novia de la noche» (Angélica Neumann), a quien la llamaba «Mi pelaíta».

Foto: TVN
Foto: TVN

Raúl Escudero (Romané, TVN, 2000)

Interpretado por Néstor Cantillana, Raúl Escudero era la mano derecha de Rafael Domínguez (Francisco Melo), el dueño de la pesquera de Mejillones. Este secretario era un poco bruto y era capaz de hasta dar la vida por su jefe ante las amenazas de la gitana Jovanka. Era un hombre solitario, por lo cual el apego a su empleador bordeaba lo tragicómico y enfermizo. Fue tanta su admiración, que hasta se dio el lujo de rechazar a la coqueta Paula Arévalo (Daniela Lhorente) por atender cada uno de los requerimientos de Rafael.

En esta teleserie vimos también otros personajes que destacaron en la audiencia, tales como el ludópata y confiado Lazlo California (Alfredo Castro), junto a su hijo, el impulsivo y leal Perhan (Felipe Ríos).

 Manfred Midesraub, «Don Clinton” (Amores de Mercado, TVN, 2001)

El actor Edgardo Bruna caracterizó al dueño de «La Picá del Clinton», un local de comida instalado en el Mercado Central, y en el cual una vez comió el expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, durante su visita por nuestro país. El además administrador del edificio comercial y empleador del protagonista «Pelluco» (Álvaro Rudolphy), era dicharachero, porfiado, duro de mollera, hipocondríaco e insistente con su eterna enamorada Mónica Peralta (Malucha Pinto), a quien cariñosamente llamada «Moniquito» con un tono bastante particular, y que posteriormente se transformó en su esposa una vez aclarada la maldición que recaía sobre estas tres hermanas.

Shadi Abu Kassem (Los Pincheira, TVN, 2004)

Francisco Melo dio vida en Los Pincheira a un comerciante palestino llamado Shadi Abu Kassem, dueño del emporio que llevaba su apellido. Estaba casado con Marwa (Claudio di Girólamo), con quien tuvo tres hijos: Naím (Pablo Schwarz), Jamal (Álvaro Espinoza) y Samira (Blanca Lewin). Este empresario defendía a su familia por sobre todo, al punto de golpear a nada más y nada menos que al abusador terrateniente del lugar, Martín Ortúzar (Álvaro Morales).

Era un hombre derecho y estricto, muy apegado a su religión y costumbres, un poco odioso y catete, que destacó por su particular y chillona manera de hablar, con frases como «¡No sabe, no sabe!», «¿Qué dice, Marwa?, entre otras.

Marta Salinas (Brujas, Canal 13, 2005)

«¡Toma, cachito de goma!» fue la frase que patentó Marta «Martuka Salinas», interpretada por Solange Lackington, una mujer que tras obtener el premio mayor del Kino se trasladó desde la periferia al barrio alto junto a su esposo Gregorio «Goyo» Sánchez (Alejandro Trejo) y sus hijos Byron Brandon Denis (Héctor Morales) y Sharon Yanet (Antonia Santa María).

Esta esforzada dueña de casa nunca dejó de lado sus costumbres y sus dotes de vendedora, caracterizándose por su picardía, alegría, buen corazón e impulsividad. Era la reina del protocolo de la dinastía «Sa-Sa» y no se avergonzaba de su forma de actuar y hablar, era ella tal cual. Se daba sus lujos, sí, pero siempre fue fiel a sus orígenes. Esta familia pasó a la historia con un spin off enfocado totalmente en sus andanzas.

Lita Achondo (Pituca sin lucas, Mega, 2015)

Por el engaño de su yerno a su hija, Lidia Amunátegui (viuda de Achondo) se vio forzada a dejar atrás los lujos que disfrutaba en su residencia en el barrio alto, para mudarse a una casa pareada en el sector poniente de Santiago. Para ella fue todo un martirio este cambio, expresando caras de horror y su resentimiento por convertirse en «clase media», un estatus al que miraba muy en menos. Es por esto que quedó en la memoria de los televidentes con sus frases en las que vociferaba un tremendo clasismo.

Sin embargo, fue en ese círculo en donde conoció a Don Benito (Fernando Farías), un almacenero del cual se terminó enamorando. Pero no fue fácil, ya que regresó a su antiguo hogar a La Dehesa y volvió a ser una mujer de alcurnia, despreciando muchas veces a su pretendiente.

Foto: Mega
Foto: Mega

Miguel Ayala (Papá a la deriva, Mega, 2015-2016)

Personificado por Fernando Larraín, Miguel Ayala García era el instructor de la Escuela Naval y el mejor amigo del capitán de la institución, Bruno Montt (Gonzalo Valenzuela). Este marino era un tacaño y miserable, además de patudo y charlatán, imponiendo incluso castigos insólitos a sus alumnos – con quienes mantenía un relación cercana – cuando no estaba de humor. Mantenía una relación con Vicky Urrutia (Solange Lackington), a pesar del rechazo de sus hijos y las constantes «cortesías» que debía realizarle en su restaurant. No soltaba el billete por nada, aparentaba ser un hombre seguro y fuerte, pero sus medallas eran compradas en una feria de antigüedades.

Finalmente, sus deseos de ser papá y la concreción de esto, al enterarse que la odiosa pretendiente de Bruno, Rosario Quevedo (Francisca Imboden) esperaba un hijo de él, dieron un cambio radical en su vida. A pesar de perder su amor y trabajo, superó su miedo al mar y se volvió más generoso, dando a conocer sus propiedades y su millonaria cuenta de ahorro, a la vez de responsabilizarse por completo a las necesidades de su descendiente, Rosario y su hija.

En la novela, además, sobresalieron personajes como los de Diego Quiroz (Renato Jofré), un perno cadete de la marina asiduo a la estadística y su primer amor Esmeralda Montt (Li Fridman), la poco autoestimada e ingenua hija del capitán.

Rubén Morales (Buscando a María, Chilevisión, 2015-2016)

Para darle actualidad al asunto, el personaje interpretado por Claudio Castellón, Rubén Morales, se desempeñó como copero en un prestigioso restaurant capitalino. Era comprador compulsivo y barza, a la vez ejecutaba negocios tránfugos para estafar, incluso pasando a llevar su lugar de trabajo y empleador. Vivía en la pensión de Florita (Eliana Palermo), una ex-vedette y de mayor edad, con quien mantenía un secreto y prohíbido romance, haciéndola constantemente sufrir con sus andanzas y personalidad inmadura. A pesar de ellos, quienes vieron esta teleserie se reían con sus historias que bordeaban entre lo cómico y lo ingenuo, aunque no tenía un pelo de tonto.

En la historia también conocimos al gásfiter Roberto González (Alberto Castillo) y su esposa Irma Flores (Loreto Ayala), quienes viven un complicado matrimonio producto de los celos por parte de ambos.

BONUS TRACK: Mauricio Pesutic

Un actor que por ningún motivo puede quedar fuera de este recuento es el multifacético Mauricio Pesutic, quien ha interpretado a memorables personajes en televisión. Dentro de estos innumerables roles podemos destacar al farsante primo Renato Montenegro en Sucupira, la misteriosa Ángela Smith en Tic Tac, al huaso bruto Prudencio Barraza en Aquelarre, el emblemático Chingao Solís en Amores de Mercado, el cocinero Antonio Spaguetti en Floribella, el machista Sansón Ceballos en Corazón de María, el extrovertido sacerdote Armijo en Pobre Gallo, entre muchos otros.

¿Cuál es tu favorito? ¿Quién faltó en la lista? Comenta con nosotros.

Sobre Miguel Yáñez Hernández 1401 Artículos
Director agendachilena.cl, periodista PUC. Difusor de la música chilena y fanático del fútbol. Busca descubrir cada día historias, personajes, lugares, situaciones y recuerdos. Asiduo a la investigación y estadística.