Santiago sale de una cárcel rural y al no encontrar trabajo, participa en un robo que sale mal y termina cometiendo un crimen. Desesperado, huye y se esconde en una gran ciudad usando un nombre falso escogido al azar, buscando una segunda oportunidad. Sin embargo, ese nombre es el de otra persona que también esconde algo oscuro.

Es la trama de «El Nombre», innovadora película hecha con fotos fijas que fue estrenada en los cines del país el jueves 19 de noviembre. Dirigida por Cristóbal Valderrama y protagonizada por Nicolás Saavedra, fue pre estrenada en el SANFIC 11 y llega avalada por Alejandro Jodorowsky, quien opinó «Es formidable. Con imágenes inmóviles esta película hace danzar a tu mente».

Completan el elenco Eduardo Barril, Paula Zuñiga, Erto Pantoja, Elvis Fuentes, Rodrigo Soto, Ana Reeves, Macarena Silva, y Taira Court.

«Invita al espectador a vivir una experiencia plástica y artística nueva»

El actor Nicolás Saavedra, quien también trabajó en el guion, la elección de casting y la producción ejecutiva, destaca que «esta particular forma de narrar invita al espectador a vivir una experiencia plástica y artística nueva ante sus ojos que sin lugar a dudas lo va a sorprender».

«La película habla de lo difícil que es avanzar en la vida si no resolvemos nuestros problemas, cargándolos como una pesada mochila por siempre. Y también de lo rabiosa que esta la sociedad en estos tiempos», opina sobre la historia.

Independiente y experimental, el largometraje fue sacado adelante gracias a un equipo reducido de amigos. Se hizo de manera cooperativa, donde todos los participantes son dueños y socios del proyecto. «La idea era que todo el equipo entrara en tres autos, para poder movernos con facilidad por la ciudad y pueblos cercanos a Santiago donde fotografiamos la película», cuenta Saavedra.

el nombre 2

«Esto fue muy práctico desde la producción ya que teníamos poco tiempo y un presupuesto reducido. Trabajamos como una familia haciendo una película de guerrilla, donde el talento de los integrantes eran requisitos fundamentales para resolver creativamente cualquier problema que se presentara. Así pudimos fotografiar sin problemas en muchas locaciones ubicadas en Santiago Centro, Rancagua, Machalí y Talagante en solo 8 días de rodaje. Todo era más rápido también porque trabajamos sin sonido directo».

Sobre el trabajo actoral, señala: «fue muy particular y exigente. Mi personaje esta en todas las escenas de la película, y me exigía mucha concentración y energía. A veces había que actuar de manera normal y otras en cámara lenta, también momentos más posados que necesitaba el director. Fue una locura porque sacamos 27.000 fotos de las que quedaron 2.000 aproximadamente en el corte final».

Para finalizar, el protagonista indica que el proceso de doblaje «fue desafiante porque teníamos que actuar en el estudio con nuestras voces y recuperar las emociones que vivimos tiempo antes y que transmiten las escenas. Finalmente como las imágenes eran tan elocuentes nos fuimos dando cuenta que la película no necesitaba tanto diálogo y empezamos un trabajo de muteo muy positivo para el resultado final, dejando lo justo y necesario».

En la Región Metropolitana, la producción se encuentra en cartelera en el Cine Arte Alameda, en Cine Radicales, en la Cineteca Nacional, en Cine Normandie, entre otras salas.

Print Friendly, PDF & Email