»El Cuadro del Niño que Llora» es uno de aquellos retratos de culto que nunca dejan de llamar la atención. El pequeño niño de cabello rubio y ojos azules que desbordan en lágrimas resulta atractivo, ya sea por la hermosura de los trazos o por la historia llena de maldiciones, secretos y desgracias que oculta el lienzo.

Ante esta atractiva leyenda, Ariel Hermosilla, director de la Compañía «Mario, Luiggi y sus Fantasmas», estrenó el montaje »Tengo Miedo», la nueva puesta en escena sobre la mítica pieza de arte desde una perspectiva teatral innovadora.

La pieza se desarrolla durante la ponencia real de dos investigadores chilenos, que tienen sospechas de haber encontrado un original de Bruno Amadio (el autor de los cuadros malditos). Ante el descubrimiento de la pintura, los protagonistas pasarán a dar testimonio vivo de las consecuencias de estar en presencia de un objeto maldito.

Hermosilla explica que este nuevo proyecto nace lejos de la naturalidad del clásico teatro dramático. En tal sentido, la obra mezcla juegos de luces, el suspenso y la interacción directa con el público. »Este tema nos llamó mucho la atención porque creemos que la leyenda es parte de una cultura que se está perdiendo en la actualidad.  Este proyecto se nos presenta como una oportunidad de encantar a las nuevas generaciones con el juego de reunirse a contar historias de terror; de volver a creer en la magia, los fantasmas y lo desconocido», cuenta el director.

En resumen, «Tengo Miedo» llega como una radiografía del indefenso ser humano, y como este actúa frente a lo desconocido e inexplicable. La obra se encuentra en cartelera del Centro Cultural Estación Mapocho desde el 18 y 21 de enero, y del 25 al 28 del mismo mes, desde las 21 horas. La entrada es de $5.000 general y $3.000 para adulto mayor y estudiantes.

Print Friendly, PDF & Email