«Solo», la primera obra chilena en utilizar herramientas de incubación teatral

Foto: Alex Pedraza

En la última etapa de su cáncer terminal, una mujer recibe una propuesta de matrimonio ligada a la tradición china del Minghun. El ritual consiste en casar los espíritus de dos personas muertas para que trasciendan en la otra vida porque la soltería era considerada como un estado cargado de desgracias.

Con esta premisa se hila «Solo», nueva obra de la compañía OCUS, que involucra también el debut en Chile de un nuevo modelo de desarrollo y gestión creativa: Machina Incubadora Teatral, que se inspira en las tendencias de producción escénica estadounidense.

«El proceso se estructura a través de un período de ‘pre-estreno’, donde el público y eventuales aportantes tienen la oportunidad de participar en conversatorios guiados en los que podrán dar su opinión sobre la historia, temáticas y personajes de la obra ‘en construcción’. A través de dicha interacción, el público es capaz de ir puliendo colectivamente el producto teatral, democratizando el proceso creativo y formando una comunidad en torno a una puesta donde la audiencia ya no sólo participa desde la pasividad de su butaca, sino que aporta de manera directa a su colaboración creativa», explica Ricardo Neumann, quien lidera el proyecto junto a Jorge Schultz.

«Los workshops de incubación utilizados en EEUU han tenido un éxito rotundo en los últimos años, desplazando progresivamente el formato de creación teatral tradicional. Este innovador modelo, crea un sentido de pertenencia en torno a la obra, estando mucho mejor posicionada para conseguir recursos económicos durante la incubación y reflejando de mejor manera las vivencias que el público pretende recibir de una experiencia teatral», continúa.

Para comenzar esta nueva aventura, Machina Incubadora Teatral escogió a la obra «Solo», comedia negra escrita y dirigida por el propio Jorge Schultz (Maldito Disney), que gira en torno a la muerte y la trascendencia. «La resignificación del rito mortuorio en medio de lo que parece ser una locura casi mágica le da un poder y un foco distinto al fin de la vida. No te mueras… cambia, escuchamos decir a uno de los personajes y es, con el foco puesto en esa premisa, que hemos centrado el montaje en la interrogante sobre las posibilidades que entrega la muerte», explica el director.

Al cambiar la perspectiva de la muerte, la obra entrega a lo desconocido la oportunidad de conectamos con nosotros mismos y con los otros haciéndonos intensamente participes de lo que significa vivir. «Es justamente la contradicción lo que hace de este montaje un viaje sumamente interesante. Los personajes resaltan con mucho colorido sobre un escenario que es un lienzo en blanco en el que la protagonista parece fundirse. El gesto se convierte en el motor de la acción y las actuaciones con un dejo del melodrama rescatan la policulturalidad del texto que a ratos podría ser una telenovela mexicana y en otros un cuento chino», agrega.

Protagonizada por Hernán Contreras («Pacto de Sangre», «Y un día Nico se fue»), la actriz chilena radicada en México, Carolina Cartagena («Juan y Beatriz») y la directora de Teatro de Bolsillo, Ingrid Leyton; y que implica además el regreso a la actuación de Isidora Urrejola, «Solo» tendrá la primera etapa de su proceso creativo con público y desde el escenario, entre el 22 de agosto y el 7 de septiembre, con funciones los jueves, viernes y sábados, a las 21 horas, en Teatro de Bolsillo (Erasmo Escala 2185, Santiago), para luego girar por México y Estados Unidos. La entrada es de $5.000 general y $3.000 para estudiantes y tercera edad.

Sobre Agenda Chilena 896 Artículos
Plataforma dedicada exclusivamente a la cobertura y difusión de la industria cultural, deportiva, mediática y musical chilena.