Quique Neira y Karla Grunewaldt reversionan en clave de reggae uno de los más grandes clásicos de la música chilena. Se trata de «Quiero Paz», del cantautor Eduardo Gatti.

El single, forma parte del homenaje que la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD) realiza al legendario ícono de la música chilena, tras ser nombrado Figura Fundamental. Cuatro temas interpretados por 13 artistas locales más un documental sobre su vida, completarán este importante hito.

«Eduardo Gatti es un músico al que admiré desde pequeño. Recuerdo que sus canciones sonaban en los ochenta, y alcanzaba yo a percibir que algo muy honesto y mágico emanaba de sus melodías. Años después, cuando me propuse estudiar música, mi prueba de evaluación para admisión en el Instituto de Música Popular de la SCD me lo tomó él. Yo no podía creerlo (…) Fue muy amable y sensible conmigo. Recuerdo ese momento como la bienvenida oficial a mi vida en la música. Con el tiempo tuve la suerte de conocerlo más de cerca como colega, y me siguió impactando su calidad humana. A pesar de estar yo más grande seguí siempre viéndolo como un maestro», sostiene el artista nacional.

Quique revela, además, que a inicios de 2000 incorporó a su repertorio una versión de «Redemption Song» (Bob Marley), que escuchó cantar a Cecilia Echeñique y tiempo después ella misma le confidenció que aquel arreglo fue obra de Gatti en  1989. «No podía creer la belleza que tiene la vida a veces para enseñarnos cositas que para uno significan tanto», agrega.

Por su parte, Karla Grunewaldt, comenta que «grabamos el videoclip en Batuco, en el estudio de Quique. No nos conocíamos en persona y aún así, desde el primer momento se creó un ambiente muy cercano y sereno. Creo que eso también se logra reflejar en el vídeo. Es genial trabajar con un equipo que busca potenciar tu identidad de artista, y donde todos están en la misma sintonía (…) Estoy feliz con el resultado, y que hayamos podido unificar nuestros estilos a pesar de ser diferentes. Un reggae muy mágico, hecho con amor y humildad para todos, y en especial para Eduardo Gatti».

Entre otras cosas, este single ha sido un gran espaldarazo a la carrera de Karla, quien en poco tiempo ha logrado un paulatino posicionamiento en la música. «Significa una gran oportunidad para compartir lo que más amo, que es hacer música. Fue un placer trabajar con alguien tan profesional y con tremenda trayectoria y generosidad como Quique Neira. Me dio la libertad de entregar parte de mi identidad en esta interpretación», explica la artista quien destaca, además, que en tiempos tan difíciles para los músicos chilenos, ha sido muy positivo que cantantes emergentes sean valorados por artistas que cuentan con una gran experiencia. «Por otra parte, Eduardo Gatti es un artista que ha inspirado y unificado a diferentes generaciones. Y desde mi lugar, tener la posibilidad de interpretar una de sus canciones es un desafío y una experiencia enriquecedora», finaliza.

Print Friendly, PDF & Email