[ENTREVISTA EXCLUSIVA] El protagonista de Noble habla a más de dos décadas del primer comercial

Foto: Jorge Aliaga.

Por: Jorge Aliaga S. (@aliagajorge) – agendachilena.cl

Han pasado 27 años desde que el primer comercial de Noble salió en la pantalla. Recordados son los eslogans de la marca: ‘Noble le da más y no le pide más’, ‘Noble, el blanco de los económicos’, entre otros. Pese al transcurso del tiempo, el personaje que protagonizó los spots televisivos se ha vuelto una imagen ícono dentro de la marca, tanto así que hasta el día de hoy, es posible divisarlo en los envoltorios de los papeles higiénicos. Con su risa aguda característica, los lentes ópticos y esmoquin que ya son parte de su clásico atuendo, este personaje nos sacó más de una sonrisa en una época turbulenta como fue el fin de la dictadura y el retorno a la democracia.

Existen diversos mitos respecto a la persona que protagonizó esta campaña publicitaria, entre ellos que el actor principal habría fallecido y que por esta razón la empresa se habría visto obligada a reemplazarlo constantemente. La verdad se encuentra muy lejos de Chile exactamente en Río de Janeiro. En esta ciudad nació el 20 de mayo de 1957 Allan Filho, el actor que interpretó este rol entre los años 1988 y 1998. Hijo de un policía civil y una dueña de casa, Allan se crió en la montaña, bajo una estricta educación, junto a sus cuatro hermanos. Desde pequeño mostró interés por la actuación; pese a que su familia no lo apoyó en un primer momento, a los 18 años decidió estudiar en la escuela particular Jorge Amigo.

Algunos de los trabajos que más recuerda son las teleseries O dono do Mundo (1991-1992) y Suave Veneno (1999), las diversas obras de teatro en las que ha participado y sin lugar a dudas su actuación en la publicidad de Noble. “En ese entonces, grabé dos películas una en 1988 para hacer el lanzamiento y otra que se grabaría en caso de si la campaña fuera bien recibida”, explica Allan. Debido al éxito terminaron siendo nueve los comerciales grabados.

Participó por curiosidad, ya que desconocía el texto y la intención del anuncio. Fue a un casting en Brasil y rememora que solo el día que le tocó audicionar había alrededor de treinta actores. Allan ganó esa audición y debió viajar ese mismo año a grabar su primer comercial en Chile. “Yo trabajé mucho la expresión facial, creo que eso me ayudó a destacar”, dice.

La llegada a Chile

Todos los comerciales de Noble fueron grabados en nuestro país. La primera vez que este actor brasileño estuvo en Chile fue en mayo de 1988, a la edad de 31 años y tiene aún el recuerdo nítido en su mente sobre el momento histórico por el que atravesaba nuestro país: “Se hablaba sobre Pinochet, y los carabineros y los militares estaban en las calles”, recuerda.

A medida que el comercial se iba popularizando su rostro se hacía cada vez más conocido entre los chilenos. En ese sentido no faltan las anécdotas: la cuarta vez que Allan estuvo en Chile en 1998, una señora estaba haciendo las compras en un supermercado, ella tomó un envase de otra marca de papel higiénico y lo puso en su carro de compras, de inmediato Allan cogió el envase de Noble, sacó el otro y cuando lo hizo le dijo solo Noble. “Fui muy reconocido en la calle”, rememora.

Uno de los comerciales más arduos de grabar fue uno donde Allan tuvo que interactuar con un perro de raza San Bernardo: la filmación se extendió cerca de 16 horas.

Foto: Allan Filho.

Mensaje del comercial

Allan no está alejado del personaje que le tocó interpretar. Dice que comparte su alegría de vivir y el gusto por el buen vestir.

Una productora en Chile le explicó a Allan que la idea del primer comercial era jugar con el color negro y blanco. El primero aludía a la tez del personaje principal y el segundo al color del papel higiénico. El objetivo era invertir el rol dominante del blanco sobre el negro, ahora un personaje de color se convertía en el rostro de la marca, lo que contrastaba con los estereotipos tradicionales de la industria publicitaria.

Uno de los comerciales más recordados, pese a que no está disponible en la red, es cuando el protagonista entra en una lavadora y dice: “por mais y mais que me lavo no puedo quedar como Noble… blanco”. Frente a las críticas que han tildado al comercial de racista Allan responde que para él todo se trataba de un juego y que se queda con la alegría que el comercial trajo a cientos de hogares chilenos.

Su presente

Actualmente Allan con sus 40 años dedicados a la actuación sigue en ese rubro, pero también trabaja desde hace siete años como profesor de danza en una fundación. Pese a este nuevo trabajo Allan admite que le encantaría volver a interpretar el rol que lo hizo conocido en nuestro país. “Me siento muy orgulloso y me gustaría hacer nuevo anuncios de Noble. Y también por supuesto volver a Chile”, comenta. Lo que también le ayudaría a practicar el español que aprendió en cada uno de sus estadías y grabaciones en nuestro país.

No deja de sorprenderle el cariño y la nostalgia que los chilenos transmiten cuando evocan esta publicidad. Cuando supo que el personaje que interpretó aparecía en el envase del papel higiénico su reacción fue de felicidad: “Fue maravilloso ver mi cara en los envases de Noble. Yo supe de esto en 1990”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.