«El verano del león eléctrico», cortometraje de egreso de Diego Céspedes, fue el único filme nacional en ser parte de la competencia oficial de la 71° edición del Festival de Cine de Cannes. En la categoría Cinéfondation, que premia proyectos de escuelas cinematográficas y jóvenes realizadores, participaron un total de 17 títulos, seleccionados de 2.426 postulaciones.

El ganador fue precisamente la cinta dirigida por el egresado del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile, convirtiéndose así en el primer cortometraje chileno en recibir el primer premio de la sección oficial de este prestigioso festival.

«El verano del león eléctrico», de 22 minutos, se inspira en el caso del «profeta de Peñalolén», retratado desde el punto de vista de Alonso (Gaspar Santibáñez), de 11 años, los días previos a que su hermana Daniela (Lan Fa Salas), de 17, se convierta en la séptima esposa de «El León», interpretado por Luis Dubó. La producción estuvo a cargo de Paula Araneda (Elëctrica Productora) y Alba Gaviraghi (Agosto Cine).

“Quiero agradecer principalmente a todas las mujeres profesoras de mi Universidad, que crearon una escuela nueva, inclusiva. Este premio va para ellas», expreso el director al recibir el galardón. Las académicas en cuestión fueron la productora Macarena López, la montajista Soledad Salfate, la jefa de carrera de Cine y Televisión, Daniela Sabrovsky, y en especial para la cineasta Alicia Scherson.

El jurado, encabezado por el director francés Bertrand Bonello (Nocturama), le otorgó el premio a la obra de Céspedes «por la elección de la historia, de la cinematográfica que es muy valiente y atrevida, y por su capacidad de contar mucho más de lo que nos muestra». El premio consiste en 15 mil euros y la garantía de estrenar su primer largometraje en Cannes.

Print Friendly, PDF & Email