Los villanos más queridos de las teleseries de TVN

Chingao Solís. Foto: TVN

Una de las acepciones de “villanos” hace mención a una persona ruin, indecorosa e indigna, por lo cual muchas veces no son aceptados y queridos por la sociedad. Este concepto es frecuentemente utilizado para denominar al malvado en una zaga de superhéroes, o bien, a quien busca interponerse con maldad deliberada ante el protagonista de una teleserie o novela. Sin embargo, algunos villanos tienen una parte de su personalidad que genera simpatía. Y es por esto, que en agendachilena.cl recordamos a algunos de estos viles personajes de las teleseries que han quedado en la memoria de la audiencia, y que incluso, son queridos a pesar de sus oscuros intereses.

Federico Valdivieso en “Sucupira” (1996): El alcalde de la ficticia comuna de Sucupira, interpretado por Héctor Noguera, es sin duda uno de los más recordados de las teleseries modernas. Un señor mujeriego, embaucador y sinvergüenza, cuyo principal objetivo es inaugurar el cementerio del pueblo, y que no lo puede conseguir porque nadie se muere, haciendo lo imposible para que la tasa de mortalidad comience a operar en el lugar, en base al engaño.

Eva Félix y Tomás Barcelona en “Tic Tac” (1997): Una dupla que asustaba a todos los personajes, pero que hacía reír a carcajadas a los televidentes, interpretada por Ximena Rivas y Bastián Bodenhöfer, unos mafiosos, ladrones y estafadores. Luego de involucrarse en un millonario robo en Estados Unidos, que no cometieron, se distancian, pero se vuelven a encontrar en Chile, desatando peleas y romances con diálogos graciosos – hasta en inglés – y gesticulaciones exageradas y caricaturescas, sumado a sus extravagantes atuendos.

Pedro Chamorro en “La Fiera” (1999): Encarnado por Luis Alarcón, es básicamente lo que se le conoce popularmente como un “roto con plata”. Sus inicios fueron en La Vega, y gracias a su habilidad en los negocios, pudo adquirir propiedades y ser dueño de una salmonera en Dalcahue. Vive de las apariencias, es arribista, y desconoce sus orígenes, que incluso lo lleva a despreciar a los que son sus amigos de verdad cuando está rodeado por gente de su nuevo mundo.

Nicasio “Chingao” Solís en “Amores de Mercado” (2001): Este personaje de clase media baja caracterizado por Mauricio Pesutic, es vulgar, maltratador y a la vez, ingenuo, ya que varias veces sus juntas peligrosas lo han engañado hasta llevarlo incluso a la cárcel. Siempre se las ingenia para crear negocios clandestinos que le genere mayor poder adquisitivo, hasta el punto de vender a uno de sus hijos. Su lenguaje coa, la facilidad con que le pone apodos a la gente, sus gesticulaciones intimidantes, y su obsesión con un ojo publicado en una revista, además de hablar con un palo de fósforo en la boca, generaba ciertas risas y simpatía a la audiencia.

Olga “Primera” Montini en “El circo de las Montini” (2004): El personaje estrella de Delfina Guzmán en sus inicios fue trapecista hasta llegar a ser dueña de un circo en San Antonio, del cual mantiene un control absoluto y nada se hace sin su consentimiento. Aunque en un momento decide dejar la actividad, para dejar a cargo a una de sus cuatro hijas, la que haga más méritos, a pesar de que tenía su favorita. Es una mujer altanera y directa, y también coqueta y rezongona, lo que muchas veces generaba risas en los televidentes.

Enriqueta Vergara en “Versus” (2005): Este papel le significó a Anita Reeves un APES como mejor actriz de comedia. Viuda, madre de dos hijos, se caracterizaba por su terquedad y sobreprotección, predicando sobre las buenas costumbres, aunque no precisamente con el ejemplo. También, una de las más acérrimas opositoras de la alcaldesa de Viña del Mar, Sara Wellington (Katyna Huberman), incluso presentándose como candidata para sucederla en el puesto.

Isabel Durán en “Somos los Carmona” (2013-14): Una mujer, interpretada por Ingrid Cruz, que es fría, calculadora, clasista y adicta a los ansiolíticos, cuya relación con su marido es cada vez más distante, y que deberá coquetear a su vecino Facundo Carmona (Álvaro Rudolphy), un campesino que llega al barrio alto tras obtener una fortuna, para así poder estafarlo y salvar a su familia de la quiebra; sin embargo, ese plan le terminará siendo atractivo. Su pesadez lograba sacar risas en la audiencia.

Gary Méndez en “Matriarcas” (2015): Caracterizado por Francisco Reyes, utiliza la seducción como método para estafar. Las mujeres se enamoran rápidamente de él, a pesar de que le gusta viajar por el mundo, para luego dejarlas y volver cuando se le dé la gana. Sin embargo, con la intención de robar una corona, ofrece su ayuda para descubrir a los 33 nietos ocultos de Diana Názer (Claudia di Girólamo), pero en el operativo se enamora de su “principessa”.

Genaro Echeverría en “El Camionero” (2016-17): Este ingeniero civil personificado por Pablo Cerda busca a toda costa que su constructora sea la mejor del país. Es inescrupuloso, mirador en menos, preocupado de su imagen y alardear su imponente situación económica. A pesar de mostrar su peor cara con la llegada de “El Camionero”, con el que ve amenazado el cariño de su hija adoptiva y mujer, sus frases clasistas y sus exagerados – siúticos movimientos y gestos logran la simpatía y risa del público.

BONUS TRACK

Hans “El Jan” Troncoso: Un personaje siniestro y oscuro, interpretado por Santiago Tupper, dueño de la discoteque “La Negra”, machista, agresivo, violento, misterioso, maltratado y parte de negocios turbios. Es uno de los sospechosos del asesinato del joven “Nachito” (Matías Assler), aunque no lo es directamente, termina en la cárcel. Es un malo de adentro, pero atípico, ya que la intriga que le produjo a la audiencia, además de su intimidante y divertida mirada y por lo bien caracterizado del rol, derivó en el reconocimiento y cierta empatía.

Sobre Miguel Yáñez Hernández 864 Artículos
Director agendachilena.cl, periodista PUC. Difusor de la música chilena y fanático del fútbol. Busca descubrir cada día historias, personajes, lugares, situaciones y recuerdos. Asiduo a la investigación y estadística.